Bienvenido a RVN Web

Bienvenido a RVN Web

13.4.16

DESTACAN LAKERS HISTORIA DE KOBE BRYANT


FOTO: CORTESÍA / KOBE BRYAN, con su retiro se realizan homenajes.

Los Ángeles.- A través de la siguiente crónica, la quinteta de Los Angeles Lakers destacaron la carrera de quien se despidió anoche con el equipo amarillo-violeta, a través de su sitio oficial:
“La historia de Kobe Bryant no es tan distinta a la tuya o la mía.
A lo largo de los últimos meses ustedes han podido conocer la intimidad y la carrera del ícono de los Lakers. Se ha repasado su trayectoria, sus títulos, sus números y hasta sus futuros emprendimientos.
Se ha tratado de descifrar cuál será su próximo paso, cuál fue su mayor triunfo, qué derrotas lo marcaron y quiénes influenciaron su camino, inspirándolo e impulsándolo a alturas pocas veces vistas en la historia de cualquier deporte.
Sin embargo, no es en los cinco títulos, o en los más de 33,000 puntos anotados o en el sinfín de estrellas contemporáneas a las que marcó a fuego, sino en el simple hecho de haber alcanzado sus sueños y de jubilarse tranquilo, con la paz que solo te puede dar el deber cumplido.
La historia de Kobe Bryant no es tan distinta a la tuya o la mía, porque él también sabe lo que es ser un inmigrante.
Al igual que muchos de nosotros – aquí me incluyo – Bryant vivió el desarraigo de tener que abandonar su país. De aprender un nuevo idioma. De adaptarse a una cultura diferente. De ser sapo de otro pozo y toro en rodeo ajeno.
Vivir en Italia en sus años formativos – entre las edades de 6 y 13 – fue, es, y será parte de lo que lo define como persona, deportista y monumento cultural, así como nos define día a día a muchos de nosotros, los que siempre lo seguimos de cerca como un referente.
La historia de Kobe Bryant no es tan distinta a la tuya o la mía, porque es una leyenda de sacrificio, constancia, superación, fracaso y éxito.
Es un rejunte de momentos buenos – su llegada a la NBA en 1996, el campeonato logrado en 2010 – y de los otros – las derrotas ante Pistons y Celtics, el incidente en Colorado y las durísimas lesiones de los últimos años.
Bryant llegó a Los Ángeles con 17 años y sueños de grandeza. Para él eso significaba ganar campeonatos y ser su mejor versión. Ser el primero en llegar y último en irse. Sacrificar tiempo y dedicarle hasta los huesos a la causa, a ese sueño ineludible que tenía.
Que todos tenemos.
Veinte años después, se puede retirar tranquilo. Disfrutando. Con una sonrisa que se le dibuja en el rostro mucho más seguido que en cualquiera de los años en los que ganaba campeonatos. Una sonrisa que delata que alcanzó lo que se propuso.
Que todo valió la pena.
Lo hace rodeado de su familia y con sus hijas como testigos principales en sus hazañas. Con el respeto y cariño unánime de una NBA que siempre amó odiarlo, y odió amarlo.
Este final, de pie en una cancha de baloncesto pese tener que haberse reconstruido prácticamente cada articulación, es la cosecha de los frutos.
Distinto en escala, tal vez, pero igual en efecto a lo siente quien ve a sus hijos graduarse de la universidad, o a quien abre las puertas por primera vez de la empresa por la que se viene despertando a las cuatro de la mañana hace 20 años.
La historia de Kobe Bryant no es tan distinta a la tuya o la mía, porque al final fue adaptarse a las circunstancias. Fue jugar las cartas que le tocaron. Fue encontrar el camino entre el manto de neblina que representan las dudas, el cansancio, y el conformismo.
Fue hacerlo a su manera – cada uno tiene la suya – y dejar un legado que va más allá de lo material y de lo que podrán contar un día las páginas de los libros de historia.
La historia de Kobe Bryant no es tan distinta a la tuya o la mía, porque hubo mejores antes que él y llegarán mejores más tarde. El dinero se acabará o se multiplicará, los récords irán cayendo con el correr de las generaciones, y alguien más se mirará en su espejo y superará al maestro.
Lo que quedará es la esencia. Los recuerdos. Esas leyendas familiares que se van distorsionando con el paso de los años pero que, contra viento y marea, siempre consiguen perdurar.
La historia de Kobe Bryant no es tan distinta a la tuya o la mía, y eso explica las lágrimas, el respeto y el cariño del mundo entero.
La historia de Kobe Bryant no es tan distinta a la tuya o la mía, y por eso ÉL será eterno.”
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

El contenido presente en las plataformas RVN (radio, página, podcast, redes sociales, material gráfico, entre otros) es difundido bajo fines editoriales. Lo cual sustenta el artículo 6o de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que se garantiza la libre expresión y difusión de las ideas.

Los contenidos en directo son generados por terceros y distribuyen de forma libre, bajo código HTML Embed libre generados por las plataformas de video .


Lo Último

¡No te lo pierdas!

RVN CONCERTS - SÁBADO: ATLAS ELECTRONIC - DAY 3 (EN VIVO)

GARITAS 24/7

ARCHIVO RVN